Mareas Vivas

El fenómeno de las mareas es conocido y ha sido estudiado desde la antigüedad. Ya en el siglo IV a. C. el marino y científico griego Piteas, relacionó correctamente la amplitud de las mareas con las fases de la Luna y su periodicidad. Posteriormente sería el romano Plinio el Viejo quién describiría correctamente el fenómeno, y ya mucho más tarde otros científicos como Kepler o Bacon basarían sus teorías igualmente en las atracciones del Sol y la Luna. La explicación del fenómeno de las mareas tal y como hoy la conocemos es obra de Isaac Newton, en estrecha relación con la Ley de Gravitación Universal, formulada por él mismo.

Se denomina marea al cambio periódico del nivel del mar producido principalmente por las fuerzas gravitacionales que ejercen el Sol y la Luna sobre la parte liquida de la tierra. En función de la posición de estos la acción gravitatoria que ejercen sobre la tierra puede aumentar, disminuir o contrarrestarse.

Nos acercamos a la luna llena de Agosto. En este momento la Tierra, el Sol y la Luna se encontrarán alineados, fenómeno que en astronomía se denomina sizigia” . Esta alineación hará que las fuerzas de atracción se sumen, provocando un mayor aumento en el nivel de las aguas, lo que se conoce como Marea Viva de Oposición.

Si nos encontrásemos en la fase de luna nueva, los astros también estarían alineados, y tendríamos las Mareas Vivas de Conjunción.

Las más acusadas corresponden a los equinoccios de Primavera y Otoño (sizigias equinocciales). En el siguiente gráfico podemos ver con claridad la posición de los astros  en las “sizigias”

La amplitud en este tipo de mareas en alta mar no suele sobrepasar 1 metro, mientras que  en la costa, la amplitud puede sobrepasar los 10 metros, como es el caso de Granville, bahía del Monte Saint-Michel (Francia) en la que la máxima amplitud alcanza los 13,6 metros y en Burntcoat Head, Minas Basin, bahía de Fundy (Nueva Escocia, Canadá) donde alcanza una amplitud de 11, 7 metros. Además en estos sitios el periodo de oscilacion tambien es mayor a lo normal.

Granville, bahía del Monte Saint-Michel (Francia)